Los cuadros: El toque final en tu decoración.

Por Victor Lopez

Publicado en | Etiquetas : , , ,

Comprarse una casa o reformarla en ocasiones simplemente se trata de cambiar pequeños detalles y añadir otros. Al igual que la cobertura de una tarta o un cinturón un cuadro es el complemento final a una decoración que convierta una casa en nuestro hogar.

 

¿Por qué los  cuadros siempre han estado en las listas de imprescindibles entre los diseñadores?

 

  1. Son neutros y adaptables.

 

¿Qué queremos decir con ello? Que un cuadro combinado con un mueble u otro puede llegar a decir dos cosas totalmente diferentes. En una sala minimalista o en una terraza rodeado de plantas un cuadro abstracto nos dirá dos cosas totalmente diferentes.

Los cuadros, a diferencia de muchos muebles o decoración tienen varios tamaños y formas. Gracias a esto podremos usarlos para espacios pequeños en los que no cabría nada más o en espacios amplios de paredes como las del salón.

Por lo tanto podremos usar un cuadro como foco de atención como puede pasar con los de los dormitorios o con los de la pared principal del salón. O como complemento decorativo en una  estantería.

 

  1. Valen para todo.

 

Un cuadro no solamente sirve para decorar un salón, sino que podremos usarlos prácticamente para todas las estancias de la casa. Tanto para decorar la cocina, como el cuarto de los niños o una terraza interior.

 

  1. Económicamente asequibles.

 

A diferencia de los cuadros de antaño en los que los cuadros tenían que ser pintados a mano por un artista y su precio se elevaba tanto como la fama de estos. Hoy en día y con las modernas técnicas de impresión tenemos cuadros modernos baratos.

Por lo tanto es una de las cosas de decoración de nuestra casa más económica que podremos encontrar en las tiendas.

 

  1. Para todos los gustos.

 

Así es, no hay ningún mueble capaz de complacera todas las personas de igual forma que lo pueden hacerlos diferentes modelos de cuadros. No nos hace falta recorrer cuatrocientas tiendas para encontrar unos colores que nos combinen.

Para elegir los cuadros con los que queremos decorar nuestra casa seguramente  nos baste solamente con visitar una página. Las tiendas de cuadros tienen una amplia lista y catálogo para todos los gustos.

Tanto para aquellos que les guste el minimalismo, como para aquellos amantes del arte abstracto o los que prefieren tener cuadros que reflejen fielmente paisajes o personas. La amplia variedad que existe en el mercado es prácticamente incalculable.

 

  1. Fáciles de poner y de quitar.

 

No nos pasa con el resto de cosas decorativas, un cuadro no necesita más obra que un tornillo o una pared en la que se pueda apoyar. Por lo tanto, podemos cambiarlos de sitio, moverlos, intercambiarlos o  sustituirlos sin problema alguno.

Si has decorado tu casa y miras alrededor, y observas un hueco vacío en el que no imaginas nada más, seguramente falte un cuadro allí. O qué te parece crear un auténtico mural o decorar una pared entera solamente con cuadros.

No solamente transmitirás emociones (algo que solo el arte consigue) sino que conseguirás ahorrar espacio y decorar a la misma vez.

Y es que no hay nada más capaz de transmitirnos serenidad como los cuadros de atardeceres en la playa, budas, velas, de darle vida a nuestra cocina con cuadros de frutas frescas o de evocarnos periodos como nuestra infancia.

No hay otro complemento capaz de combinar con todos los  tonos que elijamos de nuestras pared eso de nuestros muebles, tan fácil de colocar y con tantas opciones.

 

Imagínate el paisaje que quieres, los colores que necesitas, el buda exacto de tus cortinas, una puesta de sol en una playa paradisíaca perdida…¿Lo imaginas?… Lo tienes.

About The Victor Lopez

Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario

Comentario


btt